Validez Cívica: Illinois es una vez más tierra de inmigrantes

May 1, 2004

Alejandro Cortés necesita manejar para poder trabajar, para llevar a su hija de dos años a la guardería y para ir al supermercado. Pero Cortés, un inmigrante mexicano indocumentado de 33 años, no tiene licencia para conducir.

Para complicar las cosas, no hay transportación pública en el pueblo donde vive. 

Entonces él ha conducido por los ultimos tres años sin el permiso del estado. 

“No queremos problemas con las autoridades”, dijo en español. “Hay muchos borrachos que pueden causar accidentes y me preocupa por mi familia.”

Legisladores en Illinois tuvieron un debate largo sobre una propuesta del estado para permitir que inmigrantes como Cortés obtengan licencias sin numero de seguro social. 

La propuesta fue rechazada en la Camara de Representantes el mes pasado, pero los que la apoyan prometen seguir insistiendo. 

Licencias para residentes indocumentados es algo de mucha importancia para los latinos, especialmente en un estado donde hay cerca de 432,000 inmigrantes indocumentados, la mayoria de ellos mexicanos, de acuerdo al Departamento de Servicios de Inmigración y Ciudadanía de los Estados Unidos. 

Pero ésta es solo una de las muchas conveniencias que los proponentes dicen ayudará a una población latina que constantemente esta creciendo a integrarse a la vida cívica de éste estado y de la nación. 

Los proponentes dicen que esfuerzos para extender acceso a servicios a indocumentados en Illinois como negociar en los bancos y educación superior son indispensables al aumentar la población latina del estado. 

De los 12.5 millones de residentes en Illinois, 12% son latinos representando el porcentaje nacional de acuerdo con la información del Censo de los Estados Unidos. 

Ésta población latina que se extiende a tráves del estado enfrenta diferentes necesidades en diferentes regiones. 

En el Condado de Champaign, por ejemplo, solo 3% de 180,000 residentes son latinos, pero forman parte de la sección con más rápido crecimiento en ese condado del este central. 

“No tenemos organizaciones en Champaign-Urbana que sean organizaciones latinas”, dice Giraldo Rosales, miembro del consejo de la ciudad en Champaign. 

Un residente de 19 años, él es un inmigrante cubano envuelto activamente en la comunidad latina. 

Un análisis de ésa comunidad llevó a la creación de una Sociedad Latina, un grupo que ahora encabeza Rosales, que coordinará servicios para los latinos. Cuando el análisis se completó “mucha gente dijó lo invisible se ha hecho visible”, dijo Rosales. “Ahora ellos manejan sus bicicletas, recojen fresas, y estan haciendo toda clase de trabajos en la comunidad. El reportaje dijo, ‘Esto es lo que somos’”.

Anteriormente, dice Rosales, había un concepto equivocado de los latinos en ésa comunidad. 

“Ellos pensaban que no teniamos ningun fin, pensaban que habiamos venido aquí ilegalmente, que no pagabamos impuestos, que todos traiamos navajas en la bolsa y que todos eramos groceros”.

Parte de la comunidad latina está escondida, dice él. Son muchos los que no participan en el sistema o conjunto. 

“Es un grupo misterioso. Cómo ganar su confianza para ver cuales son sus necesidades y servirles”? preguntó. 

De hecho, a tráves del estado, proveedores de servicios locales estan trabajando para encontrar y hacer frente a las necesidades de los inmigrantes residentes en Illinois. 

La demanda es particularmente grande en los suburbios donde la población inmigrante latina creció mas del doble entre los años de 1990 y 2000, según muestra la informacción del Censo. Hay 582,000 inmigrantes mexicanos viviendo en los suburbios y se espera que el número aumente. 

“Los numeros empequeñecen otros grupos”, dice el investigador Rob Paral, quién es co-áutor del libro, La Realidad de la Inmigracion en el area Metropolitana de Chicago del año 2003. Este reporte analiza el inpacto de los inmigrantes en los suburbios de Chicago. 

“Cuando escuchas historias de falta de servicios o de un grupo aislado, nueve de cada 10 veces estan hablando de inmigrantes mexicanos”, dijo Paral. 

Los proveedores estan tratando de continuar o seguir adelante, él dice. 

“Yo díria que la imagen hasta la fecha puede ser descrita como algo parchado”, Paral dijo. “Que encuentres a una buena persona en alguna institución, iglesia u hospital que trate de acercarse a la comunidad sería mucha suerte”. 

En los suburbios, dice él, no se encuentra. 

“Es diferente en la ciudad de Chicago”, dice Paral, investigador para el Instituto de Asuntos Metropolitanos de la Universidad de Roosevelt. 

“Al menos allí tienes algunos esfuerzos institucionales que tratan de acercarse a las vecindades y dar servicios a la gente. Los suburbios estan creciendo muy rápido y nosotros sabemos que los suburbios, más que la ciudad, son el destino”.

Mientras tanto, la industria privada, las institucíones financieras en particular, estan empezando a tomar en cuenta a los latinos. En el 2001, bancos en el Medio Oeste empezaron a permitir que los mexicanos usaran su matricula consular, una tarjeta de identificación, para abrir cuentas bancarias.

La meta era “hacer que los inmigrantes mexicanos entrarán en el sistema bancario, no solo para abrir una cuenta bancaria, sino para obtener una hipoteca y ser parte de la corriente principal”, dice Michael Frias, oficial de los asuntos de la comunidad para el Deposito Federal de la Corporacion de Seguro, que supervisa y asegura a los bancos. 

“Recibo llamadas de bancos en los suburbios y en areas rurales a tráves del Medio Oeste porque las comunidades estan cambiando rápidamente y los bancos estan buscando formas de servir a estas comunidades”, dijo. “Desafortunadamente muchas veces no lo hacen porque no conocen el mercado”.

Además, un alto porcentaje de mexicanos no usan los bancos porque guardan el efectivo en la casa o tratan con casas de cambio y prestamistas.

Hay probablemente cerca de 86 bancos en el Medio Oeste que aceptan varias formas de identificación de los que quieren entrar en el sistema financiero.

“Es un gran mercado que no se utiliza”, dice él. “Es el mercando con crecimiento más rapido en el país. Su poder comprador es tremendo. Tiene como base la fidelidad al cliente. Este mercado tiende a operar en una economía de efectivo. Los inmigrantes tienden a escoger las instituciones financieras basados en recomendaciones. Estas son cosas importantes que deben de saber los bancos al dirigirse a éste mercado”.

Las instituciones bancarias y los proveedores de servicios no requieren prueba de residencia legal, el gobierno sí. 

Asi es que para encargados federales y estatales, es más complicado asistir o ayudar a residentes indocumentados de habla hispana.

Sin embargo, legisladores a nivel federal y estatal estan considerando medidas que puedan ayudar a inmigrantes indocumentados a integrarse a la sociedad. 

Una propuesta federal, por ejemplo, puede permitir que jovenes que entraron ilegalmente en este país antes de cumplir los 16 años puedan conseguir la residencia si van a la universidad o sirven en el ejercito. 

La propuesta Development, Relief and Education for Alien Minors, o DREAM, anima a los que han vivido en los Estados Unidos por cinco años a continuar su educación en un tiempo en el que dejar la escuela está en un nivel alto entre los latinos.

Cada año permitíria a 60,000 jovenes que se graduen de la escuela secundaria continuar su educación, dice Marissa Graciosa, portavoz de la Coalición de Illinois para los Derechos de Inmigrantes y Refugiados. 

“DREAM dará a los estudiantes vía libre para la ciudadanía”, dice. “Les dirá, ‘OK, han trabajado muy bien’. Abre el camino a estudiantes indocumentados para hacerse ciudadanos, trabajar legalmente y tener una voz”. 

Los proponentes creen que ésta y otras propuestas estan dirigidas a dar a los inmigrantes una oportunidad de hacer una mayor contribución ecónomica y social.

Educación significa mejor trabajo. Los que trabajan pagan impuestos. Los que utilizan bancos pagan impuestos. Y licencias para manejar requieren que los inmigrantes tengan seguro y aprendan las reglas del camino.

Cortés, por ejemplo, no ha podido solucionar o resolver una multa por exceso de velocidad que le dieron recientemente porque no entiende a dónde mandar el pago de su multa o a donde ir a la corte. Y la policia lo ha parado por manejar sin licencia y sin seguro. 

La única manera o forma de participar en la comunidad es manejando, dice Carlos Acosta, presidente de la Coalición Latina del Condado de McHenry, con base en condado rural. 

“No hay transporte público”, dice él. “Tienes que manejar para hacer cualquier cosa. Todo está disperso. La planeación urbana está enfocada alrededor del automovil, no en el caminar. Por lo tanto, necesitas una licencia”.

“Es prueba de que estas aquí, de que existes en el estado”, dijo. “Te dá valor como persona en muchas formas”.

Verónica González es una reportera por el Daily Herald y Reflejos Bilingual Journal. Maria G. Gonzalez es una traductora independiente de Palatine.

Click here to go to English version of this article.

Illinois Issues, May 2004